La seguridad de Ocaña, su genial uso del pedal y su abundante rubato, lograron momentos de éxtasis romántico.

Esteban Belinchón / DIARIO EL MUNDO

Esteban Ocaña se consolida como un referente en la fusión de tres aspectos indispensables en la perspectiva artística: la interpretación musical, la enseñanza y la gestión cultural, a un nivel de excelencia, que lo posicionan como uno de los referentes con más proyección dentro de la producción musical de nuestro país.

Sus cualidades interpretativas y capacidad de liderazgo en los proyectos asumidos a lo largo de su carrera, lo posicionan como un profesional con una autenticidad e integridad propias, unidas a una amplia visión impulsada por la inspiración y la pasión de su genuina personalidad.

Su actividad escénica, su prolífica actividad docente en el ámbito universitario y en centros musicales, su capacidad y estímulo en la gestión cultural, así como su ineludible liderazgo en proyectos culturales de diferentes sectores del ámbito escénico, sitúan a Esteban Ocaña en un lugar de privilegio a la hora de afrontar retos e iniciativas de ámbito internacional y multidisciplinar.